El sastre valiente

El Sastre Valiente.

El Sastre valiente.

 El sastre valiente

Hace mucho tiempo vivía en una pequeña ciudad un chico que solo había heredado de su padre una sastrería muy humilde.

Una tarde muy calurosa de verano el sastre cosía un vestido mientras pensaba en aventuras fabulosas y en viajes fantásticos. En el taller volaban muchas moscas y eran tan pesadas que el sastre comenzó a cazarlas con un matamoscas, mientras se imaginaba que eran enemigos con quienes establecía una dura batalla.

 El sastre valiente

Con un golpe, va a dejar sobre la mesa siete moscas bien gordas y panzudas. El sastre era muy fantasioso y en un momento, se imaginó que las siete moscas eran siete guerreros que él había vencido en el campo de batalla.

 El sastre valiente

Va a pensar tanto en su gesta que por último va a pensar que las siete moscas eran de verdad siete guerreros feroces y lleno de orgullo por la victoria, coció una banda de seda y le bordó estas palabras: “ He muerto siete de un golpe”.

 El sastre valiente

Va a pasear por la ciudad con la banda en el pecho y todos lo miraban sorprendidos y pensaban en la valentía de aquel chico que había muerto siete de un golpe. Muy pronto su fama va a correr por la cuidad y por los pueblos vecinos.

 El sastre valienteUn día llegó a la sastrería un mensajero del rey. Necesitaba del sastre para que liberase al reino de dos gigantes terribles que estaban en un bosque próximo al reino.

 El sastre valiente

El sastre era, de hecho, cobarde, pero, para hacer honor a la fama que se había ganado, se fue hacia el bosque donde vivían los gigantes. Por el camino va idear un plan para vencerlos.

 El sastre valiente

Cuando llegó a donde estaban los dos monstruos, los contempló y comenzó a temblar. Pero ya no había remedio, se subió a un árbol y esperó a que los hermanos se durmiesen.

 El sastre valiente

Comenzó a sentirlos roncando y se puso entre las ramas más cercanas a los gigantes y dejó caer una piedra en la nariz del más grande de los dos.

 El sastre valiente

Furioso, el gigante levantó su gran mano y le dio un golpe a su compañero, ya que pensaba que este se estaba burlando de él. Ha ido de muy poco que no se peleasen, pero se vuelven a dormir y de nuevo va a sentir unos ronquidos muy fuertes que resonaban en todo el bosque.

 El sastre valiente

El sastre le lanza otra piedra que cae de nuevo en la nariz del gigante más grande, este se despertó asustado, se levantó y le dio un buen golpe en el pie de su compañero.

 El sastre valiente

“¡Ahora verás!”, gritó el gigante que había recibido el golpe en el pie. Al cabo de una hora, los dos gigantes se habían dado tantos golpes y cayeron agotados uno encima del otro.

 El sastre valiente

Cuando el sastre se sintió seguro, bajó del árbol y comprobó que los gigantes habían quedado fuera de combate.

 El sastre valiente

Después se dirigió al palacio y va a explicar todo lo que había pasado.

 El sastre valiente

El rey hizo que repicaran las campanas y los pages de la corte dieron a conocer la noticia de la bella hija del rey se casaría con el “sastre valiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *