Los tres cerditos

Los Tres Cerditos.

Los Tres Cerditos.

 Los tres cerditos

Una mañana muy bonita, cerca de un riachuelo nacieron tres cerditos. Durante unos cuantos meses, van a vivir muy felices al lado de su madre. Jugaban por el prado y removían la tierra con pisadas y se revolcaban en el fango.

Los-tres-cerditos-02

 

Cuando se hicieron fuertes y grandes, van a decidir recorrer el mundo. La madre les advirtió que más allá del riachuelo existían muchos peligros, pero ellos decidieron marcharse.

 Los tres cerditos

Al menos, le dijo la madre, prométanme que donde estén, construirán una casa para protegerse del lobo. Los cerditos se lo prometieron y emprendieron el viaje.

 Los tres cerditos

Al cabo de unos cuantos días llegaron a un lugar maravilloso, poblado de árboles grandes, muy cerca de las altas montañas.Construyamos aquí la casa, propuso uno de los tres cerditos. Construyeron una cabaña con hojas de los árboles  que les quedó muy bonita.

 Los tres cerditos

Al día siguiente el lobo pasó por el lugar, tenía la barriga llena porque se había comido dos ovejas.

 Los tres cerditos

Al ver que se trataba de una cabaña, se sentó sobre sus patas traseras y sopló muy fuerte hasta hacerla caer toda. Si no me los como, dijo el lobo a los cerditos, es porque estoy lleno. Pero no se preocupen pues si no lo hago hoy, lo haré mañana o pasado mañana, o de aquí a tres días…

los-tres-cerditos-07

Los cerditos, atemorizados, van a construir una cabaña más resistente, con ramas y troncos. Le van a colocar además una barra en la puerta y se fueron a dormir tranquilamente. Al día siguiente cuando el lobo va a pasar por el lugar, va a exclamar riendo: ¡Que casa más bonita han construido! Y después gritó: Anoche me comí tres corderos para cenar y tengo la barriga bien llena, pero mañana o pasado mañana me los comeré a los tres. Ha, ha, ha…

 Los tres cerditosSe acercó a la cabaña, la empujó con todas sus fuerzas hasta que la hizo caer al suelo. Los cerditos salieron corriendo, muertos de miedo, mientras el lobo seguía su camino hacia la montaña, riéndose mucho y lamiéndose los bigotes.

Los tres cerditosLos tres hermanos comenzaron a recoger piedras y van a construir una casa mucha más segura y con una chimenea muy alta.

Los tres cerditos

Una tarde vieron a lo lejos al lobo que venía, muy flaco y con una cara de hambre que daba mucho miedo. Sopló la pared de piedra para intentar destruirla, pero el muro no cedió:

Los tres cerditos

¡Entraré por la chimenea!, va a gritar el lobo, ha, ha, ha.Comenzó a subirse por la chimenea, pero cuando estaba más o menos arriba de todo, resbaló y cayó al suelo.

los-tres-cerditos-12

Se dio un golpe tan grande que se marchó corriendo, mientras gritaba que no regresaría nunca más.

los-tres-cerditos-13Desde aquel día, los tres cerditos vivieron felices y tranquilos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *