Rapunzel

Rapunzel

Rapunzel

Rapunzel

Había una vez un matrimonio que vivía en una casa muy bonita. La persiana de atrás daba a un jardín magnífico rodeado de un muro muy alto que nadie se atrevía a escalar porque la dueña era una bruja muy temida.

Rapunzel

Un día la mujer miró hacia el jardín y va a ver unas lindas campañillas. Inmediatamente, va a sentir el deseo de comérselas, pero sabía que eran muy difíciles conseguirlas y por ello se puso muy triste.

Rapunzel

Su esposo, preocupado por la tristeza de su esposa, subió al muro del jardín y recogió las campañillas más frescas y apetitosas.

Tanto le gustaron a su esposa, que le pidió que volviese a recoger más al día siguiente. El marido lo hizo, pero esta vez se encontró con la bruja:

Rapunzel

¿Cómo te atreves a entrar a mi jardín y robarme mis campañillas?, va a gritar furiosa la bruja. ¡ Pagarás caro el atrevimiento!. Me darás la hija que están esperando y la cuidaré como si fuese su madre.

El hombre, asustado, lo va a aceptar y cuando su esposa va a dar a luz a la niña, este se la entregó a la bruja que le puso por nombre Rapunzel.

Rapunzel

Al cumplir los doce años, la bruja llevó a la joven al lugar más espeso del bosque y la encerró en una torre que solamente tenía una persiana muy pequeña en lo alto de todo. Cuando la bruja quería entrar, gritaba desde abajo:

“ Rapunzel, Rapunzel, deja caer los cabellos para subir por ellos”.

Entonces la niña se quitaba las trenzas, largas y rubias, y las dejaba caer por la persiana hasta que tocaban el suelo y la bruja subía.

Rapunzel

Un tiempo después, va a pasar por allí el príncipe y sintió a Rapunzel cantar dulcemente. Intentó entrar a la torre, pero no encontró ninguna puerta. Un día se escondió y vio a la bruja pronunciar las palabras mágicas y subir por los cabellos.

Rapunzel

Cuando la bruja se marchó, decidió probar suerte: “ Rapunzel, Rapunzel, deja caer los cabellos para subir por ellos”. Las trenzas cayeron y el príncipe subió. Rapunzel se asustó, pero aquel joven era tan lindo que aceptó casarse con él:

Rapunzel

“Me iría contigo, pero cada vez que vengas, trae un cordón de seda que iré trenzando una escalera para poder huir de aquí”. El príncipe lo hizo así y evitó que la bruja lo viese.

Rapunzel

Pero un mal día, la bruja lo descubrió todo: ¡Desagradecida!, gritaba la bruja. Pensaba que te había encerrado lejos del mundo. ¡ Me has engañado!.

Rapunzel

La bruja le cortó las trenzas y la abandonó en un desierto muy lejos.

Cuando el príncipe llegó a la torre y pronunció las palabras mágicas, la hechicera va a amarrar las trenzas a la persiana para que el príncipe subiese como siempre.

Rapunzel

“ Te cogí!, va a  reír la bruja al ver al príncipe, “ No volverás a verla”.

rapunzel-12

Desesperado, el joven se lanzó de la torre y calló delante de unos espinos que se clavaron en los ojos y lo dejaron ciego.

Rapunzel

Durante años vagó por todo el mundo, llorando la pérdida de su amada.Un día llegó al desierto donde vivía Rapunzel con sus dos hijos gemelos, fruto de su amor con el príncipe. Al sentirle la voz. Rapunzel lo reconoció y lo abrazó llorando.

Dos lágrimas de la joven van a humedecer los ojos del príncipe, que recobraron la luz.

Rapunzel

El príncipe llevó a Rapunzel y a los gemelos a su reino, donde vivieron felices durante muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *